Noticias

Alumnos de Ingeniería en Tecnología Electrónica ganan segundo lugar en concurso estatal

21 de Noviembre de 2017

Christian Aarón Ortega Blanco y Álvaro Martín Corral Quintanar, estudiantes del primer semestre de la carrera de Ingeniería en Tecnología Electrónica de esta casa de estudios, obtuvieron el segundo lugar en la XXIV Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, cuya edición 2017 se dedicó al tema Agua: crisis y soluciones.

El evento a nivel estatal, donde participaron 19 equipos, se llevó a cabo en octubre pasado en las instalaciones del Instituto Tecnológico de Hermosillo.

Los dos estudiantes universitarios participaron con un prototipo tecnológico compuesto por sensores relativos a la humedad, temperatura ambiental, así como el de contenido volumétrico de agua.

En entrevista, los universitarios dijeron que la propuesta, como innovación tecnológica, se orienta a cómo mejorar, de manera responsable, los sistemas de riego agrícola que evite afectar la distribución del vital líquido en las zonas urbanas.

El problema radica, señalaron, es que la agricultura, con los sistemas tradicionales, utiliza el 80%, mientras que el resto se distribuye a las ciudades y poblaciones urbanas, e indicaron que con tan sólo usar los sensores de contenido volumétrico de agua, se puede calcular cuando necesita agua la planta.

Consideraron que se tienen otros factores en ese proceso, pero que son los agrónomos quienes pueden determinar cuándo y en qué cantidad de agua se necesita para el riego.

Sistema ecológico
Reiteraron que el denominado Sistema Ecológico de Riego Automatizado para Uso Agrícola nació de la necesidad de alternativas ecológicas para el riego, teniendo en cuenta que el 80% del agua potable en México se gasta en agricultura, el cual advirtió es un sector que ha sido descuidado por la ciencia en materia hidráulica.

Informaron que funciona en tres etapas fundamentales: sensores puestos en lugares estratégicos del campo que permiten conocer los valores de humedad promedio en la tierra; después se pasa al procesamiento, en el cual con un programa personalizado para la zona se toman decisiones de acuerdo a la humedad en tiempo real y es ahí cuando se da el último paso, como es el suministrar el riego.

"El sistema se diferencia de poder ser meramente personalizable ante la zona, tipo de tierra, cultivo, fertilizantes, etc, ", dijeron Ortega Blanco y Corral Quintanar.

Además, destacaron que ese proceso da a la planta la cantidad necesaria de agua que necesita para crecer y la mantiene en un punto óptimo de desarrollo, lo cual trae grandes beneficios como crecimiento en periodos de tiempo correctos, buena condición de la tierra existente (fertilidad de colonias microbianas) que ayudan para la absorción de nutrientes en la tierra, mayor duración de fertilidad en las tierras, y lo más importante, es un sistema de mitigación ante el gran desperdicio.

"La idea –concluyeron-- es contar con un sistema autónomo de cuándo se necesita el vital líquido para el riego mediantes múltiples sistemas, sea de goteo o aspersión, que generalmente son para cultivos más delicados. (JAR)



RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN